fbpx

Testimonio

Vuelta al mundo en Astréa 42 – Navegando con el Orinoco Too

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-Hero-2
Orinocotoo-World-Tour-Maps

La odisea de Viviane y Luc

El camino de África a Alaska es largo; de mochileros en Burundi a aventureros en aguas azules. Pero ese es el camino emprendido por Luc y Viviane Bulterys, una pareja de viajeros confiesos que han encontrado el sentido de su vida a través de un Astréa 42 de Fountaine Pajot. Sam Fortescue les alcanzó vía Starlink en el Mar de Cortés.

“El contraste, los colores, la facilidad de fondeo y el desenfado de los mexicanos”, cuenta entusiasmada Viviane acerca de sus recientes exploraciones. “Si te gusta el desierto, el cielo, la puesta de sol, la playa y la comida, te sientes como en una especie de película. O quizá en una novela de Hemingway o algo así. Hay muchos lugares en los que parece que estás solo, porque los estadounidenses se quedan en los sitios más populares. La costa aquí es tan, tan jodidamente hermosa”.

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-2

Primer viaje en monocasco

Luc y Viviane acaban de empezar su cuarto año de vida en alta mar, pero su historia marítima se remonta mucho más atrás. Entre 2011 y 2018, fueron propietarios de un monocasco de 49 pies con el que exploraron primero la costa del Canal de la Mancha, al oeste de su casa en Bélgica, luego el Golfo de Vizcaya y finalmente llegaron a Marruecos. En 2016, decidieron que ya era hora de arriesgarse a la vida de crucero con un año sabático en su trabajo.

“Navegamos hasta Senegal y luego cruzamos el Atlántico hasta Fernando de Noronha”, explica Viviane. “¡Es una isla impresionante! Cruzar el océano fue una de las grandes experiencias, pero el monocasco se movía y escoraba como un metrónomo, así que me mareaba”.

Después de Brasil, siguieron hacia el noroeste hasta la Guayana Francesa, donde se atrevieron a remontar el río Cayena, que da nombre al pimiento. “Fue una auténtica aventura”, dice Luc. “Hay muchas rocas en el río y teníamos una quilla profunda. Pero lo conseguimos y, cuando llegamos, nos dijeron que éramos el segundo barco en llegar. Nos encontramos con el primer barco, era el de un alemán chiflado. Nos dijo que con este barco se encontró en las rocas y los pescadores tuvieron que sacarlo”.

Nos había ocurrido lo mismo explorando el río Saloum en Senegal, salvo que allí eran bancos de arena y no rocas los que cubrían el cauce. Este problema de calado plantó una semilla que empezó a florecer tras una invitación casual a bordo de un catamarán de unos compañeros de crucero en Brasil. “La quilla profunda nos impedía explorar los ríos, y luego estaba el mareo. Decidimos que nos gustaría hacer un crucero al jubilarnos, pero en un catamarán, preferiblemente un Fountaine Pajot”, añade Luc.

Aventura en su Astréa

Así que, una vez de vuelta en Bélgica, decidimos vender nuestro monocasco y encargar un Helia 44. Pocos meses después, Fountaine Pajot lanzó el Astréa 42 y nos encantó su diseño. Vimos las buenas críticas de navegación. Así que preguntamos a Fountaine Pajot si aún podíamos cambiar y optar por el Astréa 42 en su lugar. Y aceptaron. El elegante diseño de los barcos Fountaine Pajot que nos encantó. A diferencia de otros catamaranes que no nos gustaban tanto. Tenemos mucho más confort. Vivimos en nuestro barco, así que esto es para nosotros ahora un punto al que no podemos volver.

Mientras Viviane cumplía un contrato corto en Brasil, Luc se dedicó a organizar una serie de mejoras y personalizaciones del barco recurriendo a especialistas en pos-venta situados cerca del astillero de La Rochelle. “Eliminamos todo el GLP de a bordo: todo tenía que ser eléctrico”, afirma. “Después, sustituimos las baterías por otras de iones de litio. No pedimos generador, sino que instalamos un sistema de alternador Integrel en el barco.

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-5jpg
Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-4

El primer reto

La travesía inaugural de Orinoco Too por el Golfo de Vizcaya le abrió los ojos a Luc, que la emprendió solo, en el mes de noviembre. “Acabé con 55 nudos de viento yo solo, sin haber navegado nunca en un catamarán”, recuerda con un temblor en la voz. “Al llegar a Lisboa después de tres semanas, me di cuenta de que el punto débil no era el barco sino que era yo mismo: ¡el barco estaba perfecto!”.

Esos temores ya están olvidados, y ahora tienen en popa 22.000 millas náuticas. La pareja estuvo por el Caribe durante la pandemia, abandonando su plan de atravesar Panamá y cruzar a la Polinesia Francesa en 2020. También aquí encontraron un resquicio de esperanza. “Abandonamos los planes por completo y fue muy divertido”, dice Viviane con entusiasmo. “Fue un descubrimiento en todos los preciosos lugares que visitamos. Bonaire, por ejemplo. Nunca habíamos pensado en ir allí, pero pasamos cinco meses buceando y haciendo kitesurf mientras esperábamos a que pasara la Covid y la temporada de huracanes”.

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-6

Llegada al Pacífico

Después pasaron por Panamá, pero tuvieron que volver a adaptar los planes. La Polinesia Francesa seguía cerrada y teníamos una boda familiar programada para el verano en Seattle. Con su nuevo espíritu de improvisación, zarparon rumbo a Hawái como parte de una horquilla continental para seguir los vientos hasta la frontera canadiense. Hawái fue espectacular, pero fue duro, dice la pareja. “En Hawái, te consideran literalmente un ‘alien de paso’ y hay poco espacio en los puertos deportivos”, dice Viviane. “Las islas eran preciosas, pero aquello era muy, pero que muy molesto”.

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-Hawaii
Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-Hawaii-2

“Luego, decidimos conocer Alaska y, para nosotros, es la mejor experiencia hasta la fecha”

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-British-Columbia-3

La belleza de Norteamérica

Se arriesgaron a pasarlo mal navegando de nuevo a sotavento hacia Seattle, pero tomaron un rumbo seguro gracias a los consejos de Chris Parker en Florida. Se quedaron sin combustible a la vista de la costa y tuvieron que remolcar Orinoco Too con el bote durante las últimas millas. Pero qué maravilla les esperaba. “La Columbia Británica es una maravilla total”, dice Viviane. “Son zonas de crucero que los europeos no conocemos. Luego, decidimos conocer Alaska y, para nosotros, es la mejor experiencia hasta la fecha. Visitar la Bahía de los Glaciares con su embarcación propia es un sueño hecho realidad. Es enorme y los glaciares bajan hasta la bahía. ¡Los animales eran asombrosos! Oímos ruidos de crujidos antes de ver al oso pardo zambullirse en busca de almejas y abrirlas. Vimos un águila calva aleteando junto a la orilla antes de darnos cuenta de que iba arrastrando una foca hasta la orilla. Hay nutrias marinas por todas partes, ¡nos sentíamos como David Attenborough!”.

El ambiente en Alaska es más abierto y relajado que en la Columbia Británica, donde hay más restricciones para pescar y desembarcar. Pero ambas zonas de navegación ofrecen largos tramos protegidos a lo largo de una vía interior, y es fácil encontrar un lugar tranquilo para pasar la noche.

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-British-Columbia-5
Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-British-Columbia-4
Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-Hero-2

De vuelta en México

De vuelta a México tras recorrer la costa oeste de Estados Unidos, la pareja se dispone por fin a hacer realidad su sueño de la Polinesia Francesa. Se encuentran en Puerto Escondido realizando los últimos preparativos para la travesía de 3.000 millas hasta Nuka Hiva. El chocolate belga encabeza la lista de delicias, pero en el Astréa tienen muchas más opciones que en el monocasco.

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-Mexico-Sail

El periplo continúa

Orinocotoo-World-Tour-Astréa42-Sail

Además de reaprovisionar, la pareja ha aprovechado su tiempo en tierra para retocar algunas de las líneas de control del catamarán. Al spinnaker asimétrico existente y al enorme Parasailor (lo llaman Mariposa Jurásica y les asusta un poco su potencia), han añadido un Código Cero. Gracias al hecho de añadir una serie de bloques y jammers, todos los cabos de estas velas vuelven ahora a la bañera. “Luc compró un machete aquí en Ensenada”, dice Viviane riendo. “¡Creía que era para cortar cocos, pero en realidad era para arrancar el techo y poder colocar los jammers!”.

Por primera vez, Orinoco Too contará con un barco compañero para la larga travesía: un monocasco de 60 pies. La alta velocidad media del Astréa, con más de 6 nudos, significa que es poco probable que permanezcan mucho tiempo en contacto visual, pero no deja de ser una comodidad. “Ahora sólo esperamos una ventana meteorológica”, dice Viviane. “Nos gusta empezar durante la luna llena: facilita la salida”.

Luc y Viviane han plasmado sus viajes en imágenes, lo que les ha valido el premio de la categoría “Libertad y Aventura” en el concurso anual de fotografía de Fountaine-Pajot. Más información en las redes sociales con #MyBoatAndI2023 y en el propio sitio web de la pareja: orinocotoo.com