Martin, 22 años y estudiante en 3º año en la Escuela de la Marina Mercante, futuro Oficial de Primera Clase, tuvo el placer de navegar este verano sobre el último Saba 50 en el Mediterráneo, con un equipo de choque: 6 amigos, todos los miembros del equipo de Francia de Vela: ¡impresiones !

Embarcamos en Benalmadena en el sur de España, donde una primer tripulación lo había llevado desde La Rochelle y éramos los encargados de escoltarlo hasta Hyères para su gira Mediterránea en los Salones de Cannes, Génova y Barcelona. Al mismo tiempo, otro Saba 50 cruzaba el Atlántico para incorporarse al salón de Annapolis. Cerca de Baleares es donde tuvimos las mejores condiciones para descubrir el potencial del barco: 7 a 8 nudos de velocidad con 12 nudos de viento, es una buena velocidad de crucero. Más tarde, unas tormentas bastante violentas, hasta rachas de 40 nudos con olas de 3 metros, nos permitieron probar el Saba 50 hasta sus límites. Un surf registrado a 14 nudos bajo GV a dos rizos y génova reducida de un tercio nos acabó convenciendo, el barco sigue siendo fácil, seguro y práctico en cualquier circunstancia. Para los períodos sin viento, inevitables en esta temporada, nos gustaron los dos Volvo 75CV que nos permitieron progresar a 7,5 nudos a 1800 rpm. También nos sedujeron la facilidad de circulación a bordo y la comodidad en navegación, de noche las vigilias tenían lugar entre el timón y la mesa de mapas, de día el lounge-deck o la bañera no solían estar solos. También es muy agradable la autosuficiencia energética del barco durante la navegación a vela o en fondeo: los 3 paneles solares siempre bastaron para nuestro consumo de electricidad, incluyendo el piloto automático. Es realmente interesante el concepto de Eco-cruising con fuentes de energías renovables y economías de consumo en todos los equipamientos.

Manon, tripulante, apreció realmente esta navegación :

Ya había hecho cruceros en catamarán pero nunca viajes de entrega. Estábamos todo el tiempo fuera, el único momento en el que íbamos dentro era para cocinar o para dormir. ¡Creo que el lounge-deck era nuestro lugar preferido! Para todos nosotros, fue un viaje de entrega realmente excepcional.

fountaine-pajot-temoignage-martin-saba-50-photo1
fountaine-pajot-temoignage-martin-saba-50-photo3
fountaine-pajot-temoignage-martin-saba-50-photo2
fountaine-pajot-temoignage-martin-saba-50-photo4